En todo el tiempo que llevo asesorando hay ciertas dudas o problemas que surgen cuando se inicia una dieta natural, en este artículo te escribo las más comunes.

Si tienes alguna duda que no aparezca, dímelo y la solucionamos, así crearemos un dossier completo para la gente que se embarca en este tipo de alimentación.

Nota: todas estas respuestas están dadas frente a un perro sin patologías conocidas y que haya descartado otros problemas veterinarios. Las respuestas no sustituyen una valoración veterinaria.

Mi perro vomita por las mañanas líquido amarillo

Ese líquido es bilis y suele ser causa de un estómago vacío, prueba a atrasar la comida de la noche y a adelantar la de la mañana para que no esté tantas horas sin comer.

También puedes dar la ración de huesos carnosos por la noche que tarda más tiempo en digerirse que el resto de alimentos.

Si en vez de líquido amarillo, vieras espuma blanca o no cede con los consejos que te he puesto, ve al veterinario, puede que la causa no sea la comida.

Mi perro vomita o defeca trozos de hueso sin digerir

Si tu perro está comenzando con la dieta debes basarte en huesos fáciles de digerir, te dejo un cartel orientativo.

huesos carnosos

Si aun así ves huesos no te agobies es normal, es porque su ph digestivo es muy pobre, puedes ayudarte añadiendo prebióticos y probióticos a su dieta, a mí me gusta mucho un producto que además tiene enzimas digestivas, se llama Maxxidigest, es de lo más completo que he usado.

La dosis viene en el envase.

Ante una fase de vómitos o heces con huesos, puedes reducir el consumo diario de huesos carnosos, e irlo aumentando (no más del 50%) durante un tiempo prolongado, es decir, poco a poco, e incluso alternar días de hueso con días de dieta blanda sin hueso, no va a haber ninguna carencia no te preocupes y así dejas descansar un poco al sistema digestivo de tu perro.

Por supuesto también tienes la opción de hacer dieta blanda unos días y luego comenzar poco a poco a introducirlos de nuevo, empieza solo con el 10-20% de la ración de huesos carnoso que le toca, y lo que falte lo añades en carne.

¿Tengo que hacerle análisis especiales a mi perro o gato?

No, es recomendable que pasado 6 meses o 1 año le realices (igual que si comiera pienso) una analítica rutinaria a tu peludo, estas analíticas son las mismas que las que usan en perros que comen pienso, simplemente hay algunos parámetros que pueden ser diferentes.

Mira mi artículo sobre los análisis en perros que comen BARF.

En alguna ocasión me ha dicho un cliente que el veterinario le ha ofrecido un análisis “especial” que es para perros que comen natural, hasta el día de hoy, que yo sepa, no existe ningún análisis especial, de hecho, es absurdo porque nuestros perros no son extraterrestres, ni tienen problemas extra por comen natural, simplemente comen lo más adecuado a su condición de carnívoros, así que, que no os tomen el pelo.

En el caso de coprológicos (análisis de heces), no hay que hacer más análisis ni desparasitar mucho más que en un perro que coma pienso.

También se deberían hacer coprológicos, siempre en mi opinión, antes de desparasitar, así evitas desparasitar si tu perro no tiene ninguna infestación. Puede parecer un gasto extra, pero te ahorras las pastillas y además el fastidiarle a tu perro o gato la flora intestinal, algo que suele pasar y que cursa generalmente con diarreas.

¿Para qué darle un químico de forma sistemática si no tiene nada que eliminar? Es como matar moscas a cañonazos y sin haber moscas…

Le he dado la comida a mi perro y no la quiere

Es normal que algunos perros o gatos, consideren rara la textura de la carne y huesos, en este caso tenemos que ser un poco ingeniosos y ver que le puede atraer a nuestro peludo hacia este mangar despreciado por él.

Hay animales que les funciona el triturar la carne, así la textura es diferente, e incluso echarle por encima algo que reconozca, como un poco de lata húmeda que ya haya probado y le guste, un poquito de aceite de salmón, o algún añadido (no nocivo para él) que pueda replantearse meterle el diente a la pieza.

En otros casos la solución está en cocinarla, pero esto no es válido para huesos ya lo sabes. Puedes escaldarla e irla dejando cada vez más cruda, hasta que se acostumbre.

Para los más cazadores y aunque siempre nos hayan dicho que no se juega con la comida, puede que en este caso, sea la motivación que necesita (mucho más en gatos) para lanzarse a por su presa, mueve el trozo, tíraselo, juega con él… lo sé, no es lo más atractivo pero puede funcionar y luego no tendrás que hacer nada.

Ten en cuenta que si no lo quiere puedes guardarlo en la nevera y esperar a la toma siguiente, siempre que la comida no huela mal, aunque en ocasiones el olor a “pasado” atrae a los perros. En este caso puedes dársela siempre que no le suelte la tripa, cuanto más tiempo lleve con dieta natural, más fácil es que comer cosas un poco pasadas no le sienten mal, ya que reforzamos su organismo, pero cada perro es un mundo.

En el caso de los gatos, lo importante es la frescura por lo que en ellos nada de olor a llevar tiempo fuera y darlo siempre a una temperatura ambiente-templada, próximamente tendrás la posibilidad de ver más trucos para iniciar a tu gato en la dieta natural en mi nuevo libro, dieta natural para gatos 🙂

Creo que esta comida no le llena, no hace más que pedir y siempre quiere más

¡Qué esperas! Tu carnívoro doméstico ha descubierto la comida de verdad, normal que quiera más y más, nunca verá fin, esta ¡taaaan rica!!

En un inicio puede que te venga bien ampliar el número de tomas de 2 a 3, así tendrás menos horas entre las comidas y sentirá menos ansiedad llegada la hora de comer.

Esto también pasa más en perros que comen triturado, lo ideal es que mastiquen, tarden en comer y de tiempo a sentirse llenos, por eso mismo se aconseja no triturar (entre otros beneficios), pero si tú la trituras o das un preparado comercial, sea por lo que sea, aprovecha y dale un hueso recreativo para que desfogue tanta ansiedad, recuerda, al inicio solo 15 minutos y valora que las heces no sean muy duras.

Los primeros meses puede que veas que tu perro o gato baja de peso, está cambiando grasa por músculo, además solemos empezar la dieta con pollo y otras carnes más bajas en grasa, y encima quitamos los cereales del pienso, por lo que los animales se “desinflan”.

En este caso si encima ves ansiedad, además de lo dicho antes, puedes dar un porcentaje más alto de comida, no te pases mucho, pero a ver si así se sacia más. En un futuro siempre puedes recalcular y bajar la cantidad de comida no pasa nada.

Si no quieres subir la cantidad de comida por miedo a engordar o porque ya va algo sobradito de peso, añade agua o caldo, para que le sacie, alimentos bajos en calorías pero saciantes como el pulmón u oblígale a comer sin cuenco, ya sea escondiendo la comida (si puedes) o metiéndola en un juguete interactivo, esto sobre todo para los que dais triturado.

Te dejo un enlace en dos partes a juguetes e ideas para cansar mentalmente a tu perro.

En fin, creo que estas son las dudas más respondidas hasta el momento en mi consultorio, pero ya sabes, cualquier cosa me escribes y lo solucionamos. Y si te ha gustado el artículo puedes compartirlo, seguro que conoces a alguien que ha pasado por alguno de estos momentos o que tiene miedo de pasarlos.

¡Qué tengas un gran día!

Qué pienso es el mejor

Únete a la comunidad

Apúntate al newsletter y recibirás puntualmente las mejores técnicas, trucos y secretos sobre la dieta BARF.

¡Conviérte en un experto en alimentación animal!

Es GRATIS.

¡Bien hecho! Solo tienes que confirmar tu suscripción en el e-mail que te ha llegado.