Mi perro se come sus cacas, mi perro se come las cacas del gato, le encanta ir al campo y comersé las cacas de vaca, de caballo o de algún humano guarro.

Cuantas veces me habrán hecho esta pregunta, tanto en mi época educando perros como ahora con el asesoramiento nutricional.

¿Qué es la coprofagia?

La coprofagia es la ingestión por parte de nuestro perro de sus propias heces o de las de otro animal. Este gesto aunque desagradable es muy típico en los cánidos y por ello voy a explicarte las principales causas por las que un perro muestra esta conducta tan desagradable para los propietarios.

Causas de la coprofagia

Existen muchas causas por la que un perro puede comerse las heces, cada una tiene una solución diferente por lo que vamos a verlo por partes.

Por imitación de la madre o del dueño

Las perras limpian el cubil donde se encuentra la camada para mantenerla limpia, también se comenta que es un instinto que aún conservan para eliminar el olor de sus crías a fin de que ningún depredador pueda localizarla y eliminar a los cachorros.

En el caso del dueño, el perro observa atentamente las acciones de este desde que llega a casa y al ver que recogemos las heces que va dejando el cachorro aprende a hacer lo mismo.

Por castigos excesivos y no comprensibles para el perro

Aún me llegan personas a las que han enseñado que la manera de regañar al cachorro cuando hace sus necesidades en un lugar inapropiado es restregándole el hocico en ellas, pues bien, este acto contribuye a que el perro ante el castigo decida limpiar por su cuenta lo manchado y así evitar un castigo incomprensible e inadecuado.

Por problema conductual

En perros aburridos, con pocos estímulos en su entorno, perros con problemas de ansiedad por separación, estrés o incluso para recibir atención por parte del dueño, pueden realizar esta conducta.

Por falta de nutrientes.

Cuando el pienso que el perro come no es digerido en condiciones (cosa normal), los nutrientes presentes en las heces y el olor que se parece tanto a la comida inicial, incitan a la coprofagia.

Por un problema veterinario

Aparte de la mala absorción de nutrientes descrita anteriormente hay otros problemas que deberán ser tratados por un veterinario como las deficiencias enzimáticas, carencias vitamínicas, deficiencias pancreáticas, las infestaciones parasitarias u otros problemas del aparato digestivo como gastritis.

En el caso de las hembras preñadas

Aunque está explicado anteriormente, es importante ponerlo aparte ya que en este caso es algo natural y parte de un comportamiento de una buena madre.

Cuando los cachorros aún no saben hacer sus necesidades solos, estos son ayudados por la estimulación de la mamá que les mantiene limpios hasta que estos crezcan y aprendan a hacer las cosas por sí mismos.

Heces de otros animales

Este es un caso parecido al de la poca digestibilidad por parte del otro animal (herbívoros, gatos, personas, etc.) el animal come sus heces para aprovechar nutrientes que estos animales no han asimilado.

Soluciones para la coprofagia

Según la causa tenemos unas soluciones u otras para ayudar a que este comportamiento, en ocasiones natural en nuestros perros, desaparezca.

Lleva a tu perro al veterinario

Si sospechas que el problema es médico, debes llevarle para una revisión y encontrar el tratamiento adecuado para su problema.

Puede que no sea nada, pero si lo es, puede agravarse y empeorar, no solo con el tema de comer heces, si no haciendo enfermar a tu perrete.

Cambio de alimentación

Si el problema se debe a una mala digestión de la comida, lo suyo es pasar a una alimentación mejor.

Obviamente yo te voy a aconsejar pasar a una alimentación BARF, donde se ofrece comida natural, de fácil digestión.

Esto no solo ayudará al problema de comerse sus propias heces, sino que también es bueno como ayuda a terapias de comportamiento, problemas de ansiedad, estrés, etc.

Busca ayuda de un educador

Por supuesto de un educador con técnicas no aversivas, este valorará los problemas de fondo que producen que tu perro se coma sus heces o las de otro animal.

Te ayudará a mejorar tu relación con tu perro y hacer una convivencia más agradable, incluyendo los paseos por el parque o campo, eliminando la conducta de coprofagia

Entiende que es natural

Aunque lo he dicho varias veces, entiende que esta puede ser una conducta natural en tu perro, ya sea porque es una mami con cachorros o porque las heces que come son de animales que no han aprovechado todos los nutrientes.

Puedes enfadarte, pero eso no solucionará el problema.

Sí que debes tener en cuenta, que si es una conducta habitual en tu perro, es recomendable hacer un análisis de parásitos, ya que no sabemos el estado de salud del dueño de las heces.

Suplementos o alimentos que pueden ayudar

Si el problema se deba a malas digestiones, puedes ayudarte con estos productos.

Enzimas digestivas

Es un truco muy usado, la piña al igual que la papaya, poseen enzimas digestivas, que mejoran la absorción de nutrientes, por lo que si ese el problema que lleva a tu perro a comerse las heces, debería mejorarlo.

También se dice que cambian el olor y sabor de las heces y las hace menos atractivas para tu perro.

A mí me gusta mucho el Maxxidigest, si no encuentras los ingredientes por separado, porque además de las enzimas digestivas, lleva pre y probiótico y otros nutrientes para el intestino y para aumentar las defensas naturales.

Aloe vera

Para problemas digestivos de cualquier tipo, buen aliado frente a gastritis, inflamaciones digestivas, o digestiones pesadas.

1ml por cada kg de peso, usando un producto de calidad y líquido, como este.

Conclusión

Si sufres este problemilla con tu perro, analiza la causa, busca ayuda con tu veterinario o un educador canino, y consigue una solución.

Yo solo puedo asesorarte si el problema está en la alimentación que toma actualmente, si es así, cuenta conmigo.

Únete a la comunidad

Apúntate al newsletter y recibirás puntualmente las mejores técnicas, trucos y secretos sobre la dieta BARF.

¡Conviérte en un experto en alimentación animal!

Es GRATIS.

¡Bien hecho! Solo tienes que confirmar tu suscripción en el e-mail que te ha llegado.