Macronutrientes y micronutrientes

Los macronutrientes, son el combustible del cuerpo, la energía, estos son las proteínas, lípidos e hidratos de carbono.

Tanto proteínas como hidratos aportan aproximadamente 4 calorías por gramo.

En cambio, los lípidos aportan casi 9 calorías por gramo.

También son elementos necesarios para reparar y construir estructuras orgánicas, para promover el crecimiento y para regular procesos metabólicos.

Los micronutrientes, (también llamados oligonutrientes) son las vitaminas y los minerales, que se consumen en cantidades relativamente menores, pero que son imprescindibles para las funciones orgánicas.

Estos micronutrientes no aportan energía al organismo del perro.

 

Las proteínas

Las proteínas, son moléculas complejas que contienen moléculas de carbono, hidrógeno y oxígeno. También contienen nitrógeno y azufre, en torno a un 16% de nitrógeno, esto es relevante ya que debido a este nitrógeno existe la prueba de balance de nitrógeno (BUN) para determinar el estado proteico del animal.

Este BUN, mide el balance entre la ingesta y excreción del nitrógeno en animales alimentados con una determinada dieta, la pérdida o ganancia neta del nitrógeno nos informa de un aumento o disminución de las reservas proteicas corporales totales.

Esto te lo cuento porque más adelante hablaremos de las analíticas en perros y valores que pueden verse alterados en dietas naturales.

La unidad más básica de las proteínas son los aminoácidos, estos aminoácidos se unen formando cadenas proteicas. El tamaño de las proteínas varía según la cantidad de aminoácidos que tengan en su interior, dando lugar a proteínas simples y complejas.

Las proteínas simples solo dan lugar a aminoácidos y derivados, mientras que las proteínas complejas son formadas por una parte de proteína simple y una molécula no proteica, por ejemplo, las glucoproteínas, fosfoproteínas…

Las proteínas ejercen numerosas funciones en el organismo, son el mayor componente estructural del pelo, uñas, tendones, ligamentos… Por ejemplo, la proteína de colágeno es la que se encarga del cartílago del animal.

Las proteínas contráctiles como la miosina o actina, son las encargadas de la actividad muscular.

Todas las enzimas que se encargan de reacciones metabólicas, son también proteínas.

Muchas hormonas corporales son proteínas como la insulina y el glucagón, que se encargan del control de la glucosa en sangre.

Hay proteínas transportadoras como la hemoglobina, que se encarga de transportar el oxígeno a las células.

También se encargan de la regulación del equilibrio ácido-base. Este es la regulación del pH de los líquidos corporales mediante la regulación de la presión arterial.

Por último, algo muy importante es que el sistema inmunológico, está basado en sustancias proteicas como los anticuerpos.

Las proteínas están en continuo cambio, realizando funciones vitales como las que hemos visto, se degrada, se transforman, y se sintetizan, por eso es importante un aporte regular de proteínas de calidad para cualquier proceso vital del perro.

El organismo también puede sintetizar proteínas a través de aminoácidos siempre que tenga todos los necesarios. Esto quiere decir que lo que el organismo necesita no es en sí proteínas si no aminoácidos, sobre todo los esenciales y una cantidad de nitrógeno.

La medida en la que un perro puede utilizar las proteínas de la dieta como fuente de aminoácidos y nitrógeno, se debe a la digestibilidad y las características de las proteínas de esa dieta.

Las proteínas muy digestibles y que contienen todos los aminoácidos en proporción adecuada, se consideran proteínas de alta calidad (ejemplo el huevo) mientras que las de baja digestibilidad y pobres en algunos aminoácidos, se consideran de baja calidad.

Cuanto mayor sea la calidad de las proteínas que digiera el perro, menor será la cantidad necesaria para cubrir las necesidades en aminoácidos esenciales.

En la foto puedes ver la estructura de la hemoglobina.

El nombre de la hemoglobina deriva de las palabras heme y globina, lo que refleja el hecho de que cada subunidad de hemoglobina es una proteína globular con un grupo hemo incrustado. Cada grupo hemo contiene un átomo de hierro, que puede unirse a una molécula de dioxígeno.

 

Requerimientos de proteínas.

La cantidad de proteínas en la dieta de un perro adulto, de actividad normal, es de 25 gramos de proteínas/1000 calorías de comida.

De cachorros entre la 4ª y 14ª semana de edad, necesitan 56,3 gramos de proteínas/1000 calorías de comida, a partir de la semana 14, la necesidad se reduce a 43,8 gramos de proteínas/1000 calorías de comida.

Una perra lactante requiere 50 gramos de proteínas/1000 calorías de comida.

También nos va a influir la actividad que mantenga el perro o si tiene alguna enfermedad.

 

Clasificación de las proteínas:

Simples

            Fibrosas (dan estructura al cuerpo).

                        Elastinas

Colágeno

Queratina

            Globulares (participan en funciones del organismo)

                        Hormonas

Enzimas

Anticuerpos

Proteínas de transporte

Conjugadas o compuestas (participan en funciones del organismo y forman parte de componentes estructurales).

            Lípidos

                        Lipoproteínas (transporte de lípidos, componentes de la mielina…)

Glúcidos

Glucoproteínas (reconocimiento celular, componentes del liquido sinovial)

Minerales

Hemoglobina (transporte de oxígeno)

 

Aminoácidos esenciales.

Los aminoácidos esenciales son aquellas moléculas proteicas que solo podemos obtener del alimento.

Existen 10 aminoácidos esenciales: Lisina, Metionina, Arginina, Fenilalanina, Triptófano, Histidina, Leucina, Isoleucina, Valina, Treonina, Taurina (en algunas razas de perros).

La foto ha sido obtenida de Biología Literatura Mágica. y Medicoplus.com

Leucina

La leucina es un aminoácido muy importante durante la síntesis proteica. Sus propiedades hacen que las proteínas resultantes estimulen la producción de insulina (para regular los niveles de azúcar en sangre), permitan la correcta cicatrización de heridas, propicien la regeneración del tejido óseo, regulen la síntesis de hormonas que actúan como analgésicos, estimulen la síntesis de otras proteínas y permitan el transporte de oxígeno (en el caso de la hemoglobina).

Isoleucina

La isoleucina es el aminoácido más común en las proteínas intracelulares, es decir, las que actúan en el interior de nuestras células, en el citoplasma. De hecho, conforma más del 10% de su peso. Su principal función es la de regular la síntesis de algunos aminoácidos no esenciales (recordemos que es el propio cuerpo el que los genera) y la de controlar el equilibrio entre otros aminoácidos. Además, colabora en las mismas funciones que la leucina e incluso se ha visto que un déficit en este aminoácido puede dar lugar, además de a una degeneración muscular, a alteraciones de la conducta.

Histidina

La histidina es el principal ingrediente de la histamina, una proteína que estimula las reacciones inflamatorias del cuerpo (en infecciones y alergias) y que, además, funciona como neurotransmisor, regulando la comunicación entre neuronas. Además, forma parte también de la hemoglobina (transporte de oxígeno) y de algunos antioxidantes importantes.

Lisina

La lisina es un aminoácido que, además de actuar como nutriente para las células del cuerpo, es imprescindible para el crecimiento corporal, la regeneración de músculos, huesos, articulaciones, ligamentos y tendones, favorece la absorción de calcio, estimula la síntesis de distintas hormonas y disminuye el nivel de ácidos grasos en sangre. Además, recientemente se ha descubierto que tiene propiedades antivíricas.

Metionina

La metionina es un aminoácido muy importante ya que las proteínas de las que forma parte están implicadas en la salud (y síntesis) de la piel, el pelo y las uñas. Además, participa en la síntesis de material genético (algo vital para la división celular), en el metabolismo de las grasas, en la disminución del colesterol en sangre, en una correcta salud del sueño e incluso tiene efectos relajantes a nivel del sistema nervioso.

Treonina

La treonina es un aminoácido que también se comercializa a nivel farmacológico por sus propiedades como ansiolítico y antidepresivo. Y es que es muy importante para la correcta salud del sistema nervioso, así como para estimular la síntesis de anticuerpos, regular la producción de colágeno, propiciar el funcionamiento del aparato digestivo y servir como sitio de reconocimiento para muchas proteínas que actúan en el interior de las células.

Fenilalanina

La fenilalanina es un aminoácido imprescindible para el correcto funcionamiento y desarrollo neuronal. Las proteínas que conforman regulan la síntesis de endorfinas (hormonas implicadas en la sensación de bienestar físico y emocional) y reducen la experimentación de dolor y la sensación de apetito.

Además, también regulan la síntesis de unas hormonas muy distintas implicadas en propiciar un estado de alerta en el organismo, siendo la adrenalina y la dopamina las más conocidas. En este sentido, genera estrés pero también estimula el aprendizaje, la memoria y la vitalidad.

Valina

La valina es un aminoácido que, pese a no cumplir con tantas funciones como los demás, es uno de los más importantes. Y es que, si bien forma parte también de las proteínas intracelulares, su principal importancia viene dada porque su déficit provoca que los otros aminoácidos esenciales no pueden ser absorbidos de forma eficiente en los intestinos. Además, funciona como fuente de energía para los músculos y cuando se degrada, los componentes resultantes sirven para sintetizar aminoácidos no esenciales.

Triptófano

El triptófano es una aminoácido muy importante para conformar las proteínas más implicadas en la regulación de la síntesis de serotonina y melanina, dos hormonas que propician un adecuado bienestar emocional, ayudan a dormir mejor, controlan el deseo sexual, regulan la temperatura corporal, estabilizan las emociones, estimulan los mecanismos de supervivencia del cuerpo ante un peligro, etc.

Arginina

La arginina es un aminoácido muy importante ya que estimula la síntesis de hormona del crecimiento, propicia la producción de insulina (regulando así los niveles de azúcar en sangre), mantiene estable la actividad del sistema inmunitario, permite la correcta cicatrización de heridas, es precursor del neurotransmisor GABA, estimula la síntesis de espermatozoides, actúa como antioxidante e incluso se ha observado que reduce el tamaño de los tumores.

Taurina

Al igual que el aminoácido Taurina, es esencial en la dieta de un gato, hay estudios que demuestran que hay determinadas razas de perros, en los que también es aconsejable aportar taurina de forma externa, estas razas son el bóxer, pincher (razas con alteraciones a nivel cardiaco) y otras propensas al déficit de taurina como el cocker spaniel, el setter inglés, los terranovas, labradores y golden retriever.

La taurina es un aminoácido esencial importante para el funcionamiento normal del músculo cardiaco, visión y reproducción. También es necesaria para formar las sales biliares que ayudan a la digestión. A diferencia de los otros aminoácidos, la taurina se encuentra como aminoácido libre en los tejidos del organismo como el corazón y ojos, y no forma parte de las proteínas. La mayoría de los mamíferos pueden sintetizar taurina a partir de otros aminoácidos. Sin embargo, algunas razas de perros no pueden sintetizar una cantidad suficiente y, por tanto, deben adquirir una cantidad suficiente de taurina adicional de la dieta para satisfacer sus necesidades. Por eso es importante el aporte de carne, porque la taurina es un aminoácido que se encuentra en alimentos de origen animal.

 

Aminoácidos no esenciales.       

Son aquellos aminoácidos que se pueden sintetizar en el organismo sin necesidad de consumirlos a través de la dieta, pero no por ello son menos importantes. Estos aminoácidos son los siguientes.

Glicina

La mayor importancia de la glicina viene dada porque puede actuar libremente como neurotransmisor, regulando los movimientos corporales, manteniendo el estado de calma en el cuerpo, propiciando el desarrollo de las habilidades cognitivas, regulando la captación de estímulos visuales y auditivos, etc. Además, forma parte de la hemoglobina y de algunas enzimas involucradas en la producción de energía.

Serina

La serina es un aminoácido muy importante a nivel del sistema inmunitario ya que las proteínas que conforma son vitales para la síntesis de anticuerpos. Además, es imprescindible para sintetizar la mielina, una sustancia que recubre el axón de las neuronas y permite que los impulsos nerviosos viajen de forma más rápida. De igual modo, la serina sigue siendo importante para regenerar los músculos.

Tirosina

La tirosina es el principal precursor de la tiroxina, la principal hormona sintetizada por la glándula tiroides y que ayuda a regular el metabolismo, controlar el crecimiento corporal y estimular la síntesis de otras proteínas, incluidos distintos neurotransmisores, hormonas y antioxidantes. Además, forma parte de la melanina, una proteína que actúa como pigmento y que les protege de la radiación ultravioleta.

Alanina

La alanina es un aminoácido muy importante a nivel del sistema inmunitario ya que estimula la producción de anticuerpos. Además, ayuda a metabolizar correctamente el azúcar, propicia la regeneración del tejido muscular y conectivo, funciona como fuente de energía para las células de los músculos, estimula (cuando es necesario) en el hígado la síntesis de hidratos de carbono a partir de proteínas e inhibe algunas enzimas degradativas cuando estas no deben actuar.

Ácido aspártico

El ácido aspártico es un aminoácido muy importante ya que estimula la síntesis de otros aminoácidos no esenciales, participa en el ciclo de la urea (una ruta metabólica en la que se degradan las proteínas hasta dar lugar a urea, que es el componente principal de la orina), aumenta la resistencia muscular y el rendimiento físico, estimula la recuperación después del ejercicio, impide el desarrollo de fatiga crónica, estimula la actividad del sistema inmune, protege al hígado de las lesiones y tiene un papel importante en la síntesis de material genético.

Cisteína

La cisteína es un aminoácido muy importante en la síntesis de moléculas imprescindibles a nivel fisiológico (no solo proteínas), actúa como antioxidante, forma parte de la queratina (proteína estructural que conforma el pelo, piel, uñas…), estimula el crecimiento corporal y es uno de los principales componentes de los cartílagos.

Glutamina

La glutamina es el principal precursor tanto del glutamato como de GABA, dos de los neurotransmisores más importantes del sistema nervioso, además de formar parte de otras proteínas. También estimula el sistema inmune, inhibe las reacciones de apoptosis (muerte celular) cuando todavía no es el momento de que una célula muera, sirve como fuente de energía para determinadas células, ayuda a mantener estables los niveles de azúcar en sangre, estimula la función gastrointestinal y es importante en la resistencia muscular.

Ácido glutámico

El ácido glutámico es muy importante en la síntesis de glutamina y arginina, dos aminoácidos no esenciales que hemos analizado anteriormente. Y, además de complementar las funciones del ácido aspártico, conforma proteínas vitales para el desarrollo cognitivo, la estimulación del aprendizaje y la memoria y el mantenimiento de la salud cerebral.

Prolina

La prolina es un aminoácido muy importante debido a sus propiedades estructurales, que dan rigidez a las proteínas que conforman. Esto explica que sea uno de los principales componentes del colágeno, la proteína más abundante del cuerpo y que forma parte de la piel, los músculos (incluidos los del corazón), los tendones, los ligamentos y los cartílagos.

Asparagina

La asparagina es un aminoácido muy importante ya que mantiene al sistema nervioso en un correcto funcionamiento, estimula el sistema inmune, participa en las reacciones de eliminación del amonio (una sustancia tóxica que se genera en el cuerpo como residuo de algunas reacciones metabólicas), está implicado en el desarrollo de la memoria a corto plazo y disminuye la fatiga muscular.

 

Las grasas.

Las grasas o lípidos, son una parte esencial en la dieta de nuestro perro.

Los lípidos son biomoléculas orgánicas formadas básicamente por carbono e hidrógeno y generalmente también oxígeno; pero en porcentajes mucho más bajos. Además, pueden contener también fósforo, nitrógeno y azufre.

Estas sustancias son solubles en disolventes orgánicos, pero insolubles en agua, por eso cuando echamos aceite en agua, este no se mezcla.

Pueden dividirse en lípidos simples, compuestos, o derivados de lípidos. Entre los más simples están los triglicéridos, que es una de las grasas más habituales de la dieta.

Estos triglicéridos están formados por 3 ácidos grasos (tri) y una molécula de glicerol (glicéridos).

Los lípidos compuestos están formados por un lípido simple (por ejemplo, un ácido graso), unido a una molécula no lipídica.

Por ejemplo, las lipoproteínas, que transportan la grasa por la sangre.

Si hablamos de los derivados, el más conocido sería el colesterol y las vitaminas liposolubles.

Luego veremos la clasificación más detalladamente.

Las grasas tienen varias funciones en el organismo de nuestros perros, por supuesto la principal es la energética, aportando casi 9 kcal por gramo de grasa, más del doble que las proteínas y los hidratos.

Una función estructural, como la del colesterol, que se encarga de formar parte de las membranas celulares y es precursor de esteroides hormonales, ácidos biliares y la vitamina D.

También sirven como transporte de vitaminas liposolubles, como comentábamos más arriba.

Aumentan la palatabilidad del alimento y aportan ácidos grasos esenciales a la dieta.

Los ácidos grasos son la molécula más pequeña en la que podemos dividir la grasa, y es la que asimila el organismo.

 

Requerimientos de grasas.

La cantidad de grasa en perro adulto es de 13,8 gramos de grasa/1000 calorías de comida.

Mientras que en el caso de cachorros y perras gestantes/lactantes, los requerimientos aumentan a21,3 gramos de grasa/1000 calorías de comida.

Los perros de deporte aumentarán la demanda de grasa según la actividad que realice.

 

Clasificación de los lípidos según su composición en ácidos grasos.

Saponificables (formados por ácidos grasos, pueden formar jabones)

Ácidos grasos saturados (enlaces simples de carbono)

                        Ácido láurico.

                        Ácido mirístico.

                        Ácido palmítico.

                        Ácido esteárico.

Ácidos grasos insaturados (enlaces dobles de carbonos)

Ácidos grasos monoinsaturados (un único enlace doble)

                                    Omega 9

Ácido oleico

Ácido eicosenoico

Ácido eicosatrienoico

Ácido erúcico

Ácido nervónico

Ácidos grasos poliinsaturados (varios enlaces dobles)

                                    Ácidos Grasos omega 3

Ácido eicosapentaenoico (EPA)

Ácido docosahexaenoico (DHA)

Ácido alfa-linolénico (ALA)

Ácido hexadecatrienoico (HTA)

Ácido estearidónico (SDA)

Ácido eicosatetraenoico (ETA)

Ácido docosapentaenoico (DPA)

Ácido tetracosapentaenoico

Ácido tetracosahexaenoico (ácido nisínico)

Ácidos grasos omega 6

                                               Ácido linoleico

Ácido eicosadienoico

Ácido araquidónico

Ácido docosadienoico

Ácido adrénico

Ácido docosapentaenoico

Ácido caléndico                                          

 

No saponificables (no contienen ácidos grasos)

Esteroides (como el colesterol).

Terpenos o isoprenoides.

Prostaglandinas

 

Clasificación de los lípidos según su estructura.

Simples (ácido graso + alcohol)

            Acilglicéridos

            Ceras

Complejos (ácido graso + alcohol+ otra molécula)

            Fosfolípidos

            Glucolípidos

 

Ácidos grasos esenciales.

Después de ver estas tablas, podemos determinar que los ácidos grasos esenciales (AGE) son aquellos que debemos aportar a nuestros perros a través de la alimentación, porque no pueden sintetizarlos por sí mismos.

Por supuesto algo muy importante es el equilibrio que debemos tener entre estos tipos de ácidos grasos, ya que si no, podemos tener problemas de salud a largo plazo.

Este equilibrio de omega 6 y omega 3 es aproximadamente del 5:1, aunque hay autores que dicen que es del 4:1 y otros del 6:1. Lo importante es saber que la cantidad de omega 6 en la dieta de nuestro perro siempre será mayor, pero que es necesario un aporte de omega 3 para equilibrarlo.

Estos son los omega 3 y los omega 6. Los AGE más representativos en perros son los siguientes:

Omegas 3:

  • Ácido eicosapentaenoico (EPA)
  • Ácido docosahexaenoico (DHA)

Omega 6:

  • Ácido gamma linoleico (AGL)
  • Ácido araquidónico (AA).

 

Ácido eicosapentaenoico (EPA) y Ácido docosahexaenoico (DHA)

A partir de los omega 3, pero especialmente a partir de EPA, el organismo del perro reduce la síntesis de hormonas eicosanoides proinflamatorios, (prostaglandinas, tromboxanos y leucotrienos) de citoquinas y de radicales libres, a la vez que mantiene el correcto estado celular: linfocitos, leucocitos, macrófagos reduciendo de este modo la inflamación.

La reducción de sustancias inflamatorias, es de especial importancia para individuos con enfermedades inflamatorias y autoinmunes como por ejemplo artritis, enfermedades inflamatorias intestinales…

En perros deportistas, la reducción de la inflamación es de especial importancia, al reducir el dolor muscular tardío producidos por el ejercicio (agujetas) y acelerar la recuperación.

EPA es de especial importancia para el tratamiento de hiperlipidemias, es un ácido graso hipo-lipemiante: mejora el perfil lipídico, reduce el riesgo de desarrollar placa de ateroma, disminuye la agregación plaquetaria, aumenta la vasodilatación reduciendo la presión arterial. Reduce el riesgo de trombosis pudiendo prevenir arritmias e incluso la muerte súbita.

A pesar de que la función neuronal es más célebre del DHA, debido a que tiene mucha mayor duración en el cerebro, el EPA también compite con el ácido araquidónico a nivel neuronal y por esta razón puede que el EPA tenga una correlación con menor depresión o problemas conductuales.

Las prostaglandinas derivadas del EPA (Omega 3) mantienen una acción vasodilatadora, mejorando el flujo sanguíneo renal y, por tanto, pueden disminuir el daño renal.

El DHA está presente en mayor concentración en el cerebro, la retina y otros tejidos nerviosos. De hecho, es un componente mayoritario de las membranas de las células cerebrales y participa en el desarrollo, crecimiento y mantenimiento neuronal.

Varias investigaciones han asociado el consumo alto de DHA con un mejor aprendizaje y una mejor memorización. Este nutriente ejerce un efecto neuroprotector, su ingesta se asocia con una mayor protección de las funciones cerebrales.

Este ácido graso también se encuentra en gran proporción en la retina (constituye entre un 30 y un 40% del total de ácidos grasos que hay en este tejido) por lo que interviene en la regeneración y mantenimiento de la salud de los tejidos visuales y la visión. De hecho, parece ser que la deficiencia de DHA podría estar implicada en el origen de la degeneración macular asociada a la edad, en el caso de las personas, algo totalmente extrapolable a perros.

El aporte adecuado de DHA durante el embarazo y la lactancia, a través de la dieta o como suplementación, produciría beneficios en las crías especialmente en las funciones cognitivas y visuales, mientras que una alta ingesta de este mismo nutriente durante el envejecimiento ayudaría a prevenir el deterioro cognitivo.

El DHA ofrece otros efectos positivos para la salud, entre estos destaca su efecto protector ante las enfermedades cardiovasculares debido a que contribuye a reducir los niveles de triglicéridos y de colesterol de la sangre, tiene actividad antitrombótica y vasodilatadora y ayuda a regular la presión arterial.

También está probado su efecto antiinflamatorio y su efecto positivo en la respuesta inmunitaria. De hecho, algunos investigadores aseguran que intervienen en la prevención de enfermedades como la obesidad, la diabetes tipo 2, la artritis y ciertos tipos de cáncer. Recientemente, algunos estudios también han señalado que tiene un efecto positivo en enfermedades como en el déficit de atención e hiperactividad.

También parece beneficioso en problemas conductuales como “hiperactividad” en perros.

Ambos colaboran en las mejoras de piel y pelo, síntomas de picor, dermatitis, atopias, rojeces… Además de fortalecer el sistema inmune, algo muy importante en estos animales y en muchas más patologías.

Y como dato importante, también colaboran en la lucha contra el cáncer. No solo porque sean grasas buenas que ayudan en animales con perdida de peso y apetito, que se enfrentan a enfermedades cancerosas, si no que ayuda a reducir algunos tumores como el de mama y próstata.

Hay que apuntar que el ácido alfa linoleico (ALA) tiene una menor absorción en nuestros animales, ya que es de origen vegetal, por eso al tomarlo, deben transformarlo en EPA y DHA, con la consiguiente perdida de ácidos grasos, por lo que es mucho más recomendable aportar estos omega 3 por medio del EPA Y DHA.

Ácido linoleico (AL) y Ácido araquidónico (AA).

Los ácidos grasos omega 6 son esenciales y deben obtenerse de los alimentos.

El ácido araquidónico, actúa en inflamaciones, dolores o regulando la presión sanguínea.

Ayuda en el crecimiento y mantenimiento del tejido muscular como parte de las membranas celulares, igualmente su recuperación después de un entrenamiento.

Está presente en la capa cerebral en la misma proporción que el ácido docosahexaenoico (DHA).

En los lactantes mejora el rendimiento y desarrollo de la inteligencia.

Ayuda a reducir el progreso de enfermedades neurológicas.

Protege el cerebro contra el estrés oxidativo, además activa las proteínas que están involucradas en el crecimiento y la reparación de las neuronas.

Regula la agregación plaquetaria, el tono vascular, la secreción gástrica y los procesos anafilácticos.

Reduce los riesgos de enfermedades cardíacas, ya que influye sobre los altos niveles de colesterol y triglicéridos en la sangre, causados por sobrepeso u obesidad.

Asiste en la correcta regeneración de los tejidos por alteraciones cutáneas.

Desarrolla el mantenimiento de la función gástrica, renal, reproductora, además de generar respuestas inmunitarias.

El ácido linoleico es importante, para regular la producción de energía (parte del metabolismo), así como la salud ósea, de la piel y el pelo.

También se le atribuyen propiedades cardiacas, de crecimiento y salud mental.

Pero en exceso tenemos que tener cuidado, ya que estos ácidos grasos omega 6, sobre todo de origen vegetal pueden ser proinflamatorios.

 

 

Los hidratos de carbono.

Los hidratos de carbono, carbohidratos, glúcidos o azúcares, son el principal constituyente energético de los vegetales, representa entre el 60-90% de su peso en seco.

Estos hidratos están formados por carbono, hidrógeno y oxígeno, y podemos clasificarlos en monosacáridos, disacáridos y polisacáridos.

La glucosa tiene una función energética para los tejidos del organismo, y el glucógeno presente en el músculo cardiaco, es una fuente de energía de emergencia para el corazón.

Cuando hay un bajo nivel de glucosa en el organismo, se hidroliza el glucógeno almacenado en el hígado y en los músculos para obtener glucosa.

Los hidratos también aportan cadenas de carbono para producir aminoácidos no esenciales, y son necesarios para la formación de otros compuestos importantes como el ácido glucurónico, la heparina, sulfato de condroitina, ADN, ARN…

Cuando se unen a proteínas o lípidos, también se convierten en importantes componentes estructurales de los tejidos.

Aunque los hidratos de la dieta proporcional energía al organismo, son las grasas las que más cantidad de calorías aportan por gramo.

Un exceso de hidratos, puede almacenarse en el organismo en forma de glucógeno, por lo que en exceso pueden dar lugar a un aumento de la grasa del animal y dar lugar a un perro obeso.

 

Requerimientos de hidratos de carbono

Según la Asociación Americana de Control de Alimentación (AAFCO) los carbohidratos no son esenciales para los perros.

Esto lo muestran en sus perfiles nutricionales, donde podrás ver que no existe un mínimo necesario de hidratos en su dieta, algo que si ocurre con las proteínas y las grasas.

 

Clasificación de los hidratos de carbono.

Los monosacáridos o azúcares simples, son los azúcares más sencillos, no se dividen en otras moléculas, y son muy importantes a nivel nutricional, estos son la glucosa, fructosa y galactosa.

La glucosa es un azúcar simple, la fructosa es el azúcar de las frutas y la galactosa se encuentra en un 50% en la lactosa (un disacárido).

Los disacáridos, están formados por dos monosacáridos enlazados entre sí.

La lactosa, es el azúcar de la leche, esté se compone de glucosa y galactosa.

La sacarosa, es lo que conocemos comúnmente como azúcar de mesa, compuesta por glucosa y fructosa.

La maltosa, se compone de dos moléculas de glucosa. Este disacárido, no suele presentarse así en los alimentos, se da lugar, cuando se digiere el almidón (un polisacárido).

Los polisacáridos, están compuestos por muchos monosacáridos unidos entre sí.

El almidón es la principal fuente de carbohidratos de la mayoría de alimentos comerciales para perros y gatos, trigo, arroz, maíz…

El glucógeno, es la principal forma de almacenamiento de carbohidratos en el organismo, se encuentra en el hígado y los músculos y ayuda a mantener la homeostasia normal de la glucosa en el organismo.

Las dextrinas están formadas por productos intermedios de la degradación del almidón.

La fibra dietética, es un material vegetal, formado sobre todo por varios tipos de carbohidratos, los más importantes, la celulosa, la hemicelulosa, la pectina y las gomas y mucílagos vegetales.

La lignina es el único componente no carbohidratado de la fibra.

La fibra se diferencia del almidón y el glucógeno, en que sus monosacáridos tienen uniones beta, los otros tienen uniones alfa, estas uniones beta son resistentes a la digestión, por ello la fibra dietética no puede ser degradada en monosacáridos absorbibles por el intestino.

Esta fibra no es digerida por los perros y gatos, pero si es aprovechada por microorganismos de la flora intestinal.

En este punto tendríamos que diferenciar entre fibra soluble y fibra insoluble, pero lo veremos más adelante, cuando hablemos de los cereales y legumbres en la dieta de nuestros perros.

 

Las vitaminas

Las vitaminas son moléculas orgánicas necesarias en pequeñas cantidades, para actuar como enzimas, precursoras enzimáticas, o coenzimas, en muchos procesos metabólicos.

Como dijimos anteriormente no aportan energía al organismo.

Las vitaminas se dividen en 2 grupo, vitaminas hidrosolubles y liposolubles.

Las vitaminas hidrosolubles son las del grupo B y la vitamina C, estas vitaminas se disuelven en agua, se absorben pasivamente en el intestino delgado y en exceso se eliminan por orina.

Las vitaminas liposolubles se digieren y absorben por los mismos mecanismos que las grasas, y se excretan por las heces. Al contrario que las hidrosolubles, no se disuelven en agua, estas se acumulan en el hígado y un exceso si puede llevar a una intoxicación, estas vitaminas son la A, D, E y K.

Por esta misma razón, la deficiencia de vitaminas liposolubles aparece con mucha mayor lentitud en los animales que la deficiencia de vitaminas hidrosolubles.

La función de la mayoría de las vitaminas es la de colaborar, de forma imprescindible, con las reacciones químicas como coenzimas o como cofactores. La transformación de los alimentos en energía, por ejemplo, se debe a este tipo de reacciones que no podría darse sin la acción de las vitaminas.

 

Funciones principales de las vitaminas:

Vitamina A, funciona como antioxidante y participa en la formación de hormonas.

Vitamina D, ayuda a la conservación de los huesos, porque facilita la correcta utilización del calcio.

Vitamina E, es un antioxidante, que ayuda a mantener las membranas de las células.

Vitamina K, se utiliza en la coagulación de la sangre y de los ligamentos del calcio.

Vitamina B1, contribuye al crecimiento y regula las funciones cardíacas.

Vitamina B2, es necesaria para el metabolismo de ácidos grasos y aminoácidos.

Vitamina B3, contribuye a la desintoxicación del cuerpo, interviene en la función digestiva.

Vitamina B5, se utiliza en la síntesis de ácidos grasos y colesterol.

Vitamina B6, es utilizada en la metabolización de las proteínas, formando anticuerpos y sintetizando hormonas.

Vitamina B8, es usado por el cuerpo en el metabolismo de alimentos.

Vitamina B9, permite la multiplicación celular, interviniendo así en el desarrollo nervioso.

Vitamina B12, interviene en la síntesis de ADN y ARN.

Vitamina C, produce colágeno, una proteína necesaria para la cicatrización.

Fuente: Enciclopedia de Ejemplos (2019). “Vitaminas”. Recuperado de: https://www.ejemplos.co/vitaminas/

 

Los minerales.

Los minerales, son elementos inorgánicos esenciales para los procesos metabólicos del organismo.

Solo el 4% del peso corporal del animal, está formado por minerales, pero al igual que las vitaminas, son imprescindibles para la vida.

Los minerales se dividen en dos grupos: macrominerales y microminerales.

Los macrominerales están presentes en una cantidad apreciable en el organismo, y representan la mayoría del contenido mineral del mismo, entre ellos están el calcio, fósforo, magnesio, azufre y electrolitos sodio, potasio y cloruro.

Los microminerales se suelen denominar oligoelementos, son un amplio grupo que representan una pequeña parte de los minerales del organismo, su administración en la dieta son cantidades mínimas.

Estos son el hierro, flúor, zinc, cobre, yodo, cromo, molibdeno, selenio, etc.

Los minerales desempeñan diversidad funciones, activan reacciones catalizadas enzimáticamente, proporcionan soporte esquelético, colaboran en la transmisión nerviosa y las contracciones musculares, forman parte de algunas proteínas transportadoras y hormonas, y ayudan a mantener el equilibrio hidroelectrolítico.

Existen muchas interrelaciones entre elementos minerales, que pueden afectar a su absorción, metabolismo y acción.

En concreto, un exceso o deficiencias de algunos de estos minerales, pueden alterar la capacidad del organismo de utilizar otros minerales.

Por ello, los niveles de la mayoría de los minerales, deben valorarse siempre en relación con otros componentes de la misma, con objetivo de lograr un equilibrio dietético.

Es el ejemplo el del equilibrio calcio/ fósforo (Ca/P).

 

Funciones de los principales minerales:

Calcio, importante para la salud de los dientes y los huesos; ayuda a relajar y a contraer los músculos; importante en el funcionamiento nervioso, la coagulación de la sangre, la regulación de la presión arterial, la salud del sistema inmunitario.

Fósforo, importante para la salud de los dientes y los huesos; se encuentra en todas las células; parte del sistema que mantiene el equilibrio acido básico.

Sodio, necesario para un equilibrio adecuado de líquidos, la transmisión nerviosa y la contracción muscular.

Cloruro, necesario para un equilibrio adecuado de líquidos, ácido estomacal.

Potasio, necesario para un equilibrio adecuado de líquidos, la transmisión nerviosa y la contracción muscular.

Magnesio, se encuentra en los huesos; necesario para producir proteína, contracción muscular, transmisión nerviosa, salud del sistema inmunitario.

Azufre, se encuentra en las moléculas de las proteínas.

Hierro, parte de una molécula (hemoglobina) que se encuentra en los glóbulos rojos que transporta el oxígeno en el organismo; necesario para el metabolismo de la energía.

Zinc, parte de muchas enzimas; necesario para producir proteína y material genético; tiene una función en la percepción del gusto; curación de heridas; desarrollo fetal normal; producción de semen; crecimiento y maduración sexual normales, salud del sistema inmunitario.

Yodo, se encuentra en la hormona tiroidea, la cual ayuda a regular el crecimiento, el desarrollo y el metabolismo.

Selenio, antioxidante.

Cobre, parte de muchas enzimas; necesario para el metabolismo del hierro.

Manganeso, parte de muchas enzimas.

Fluoruro, participa en la formación de los huesos y los dientes; ayuda a prevenir problemas dentales.

Cromo, actúa estrechamente con la insulina para regular los niveles de azúcar en la sangre (glucosa).

Molibdeno parte de algunas enzimas.

Estamos de vacaciones hasta el 4 de octubre. ¡Pide tu dieta y te la elaboramos a nuestra vuelta!

X