Todos sentimos miedo ante el cambio, pero arriesgarse a veces merece la pena. Susi te cuenta su historia.

Me presento

1Hola humanos. Me llamo Susi y voy a cumplir 4 años. Soy adoptada y llegué al que es ahora mi hogar en Enero de 2014, en eso que los humanos llamáis “acogidas”. Yo sabía que de alguna manera iba a quedarme, pese a que mi papi (Jose) pensaba que más que de perro tenia forma de cochinillo, y mi mami (Xisela) no lo veía claro del todo. Jaja, apañados iban.

 

 

A medida que fui creciendo descubrí dos cosas:

1º Me encanta el agility. Sería una crack si papi no fuese tan inútil jiji. Lo intenta pero… bueno, mejor dejémoslo ahí jiji.

2º Tengo una tendencia especial a ponerme enferma y a que mis enfermedades se compliquen.

 

Mi historial veterinario es un caos

Entre complicaciones en mi esterilización, enfermedades varias, un accidente y alguna cosilla más, estoy abonada a los veterinarios. Mis humanos se han gastado muchísimo dinero en tratamientos, piensos “supermegahiperpremiumdeluxe” y medicinas, e incluso papi a veces me tiene dicho: “Susi, como no mejores o te buscas un trabajo o tocará ir a pedir a la catedral”. Es frustrante, para todos 🙁

Con tanta enfermedad, Félix Fernández Traseria (el profe de agility), les recomendó a los humanos pasarse a barf. Les explicó de que iba y les dijo que para mi salud posiblemente sería lo mejor. Lo descartaron. ¿Por qué? Les daba miedo.

Pasó el tiempo y un día después de un entreno, llegué a mear más de 20 veces en apenas media hora. Saltaron las alarmas y directamente me llevaron al veterinario. Tras varias pruebas: Infección de orina y posiblemente cristales de estruvita. Otra enfermedad, y mis papis estaban devastados. No se lo podían creer, y yo bueno… es jodido estar siempre enferma, y muy triste.

Días después confirmaron a los humanos la existencia de los cristales de estruvita. ¿Recomendación? Un pienso llamado Royal Canin Urinary durante varios meses y hacer análisis de orina cada X tiempo.

Pasado algo de tiempo y a base del pienso ese, un día de entreno, Félix volvió a insistir en que probasen a darme barf, pero no solo a mí, también al otro perro de la familia con graves problemas de miedos y estrés, Sami.

No sé ni cómo, ni cuando, ni porque, pero papi empezó a leer y leer por todos lados, se estaba volviendo loco con tanta información sobre barf, hasta que se leyó el libro de Verónica y prácticamente todo Naturzoo, y por alguna razón decidieron comenzar por Sami.

Quizás para probar y andar con cuidado ya que yo estando enferma tampoco me querían marear mucho y barf les daba respeto.

Unas semanas después, papi habló con Verónica, y tras explicarle el caso ella le recomendó que diese el salto a barf y añadiese arándano rojo y vinagre de manzana. Hasta este momento ya llevaba 2 o 3 análisis de orina sin mejora y más de medio saco de 15 kilos de aquel pienso.

 

Cambiando a BARF

Y así se hizo, se me introdujo en barf y se me suplementó con el arándano y el vinagre. Un mes después, concretamente este lunes, mis papis repitieron el análisis de orina. Sin esperanza alguna nos fuimos para casa a esperar los resultados.

Y ¡Sorpresa! No había rastro ni de cristales ni de estruvita ni de nada de nada.

Increíblemente, estaba recuperada. Los veterinarios desconocían que me alimentaba de manera natural y pensaban que seguía con el Royal Canin. Su cara al enterarse no tenía precio. No lo entendieron, y de hecho se mostraron en contra, pero…ME CURÉ, que es lo importante.

Ahora estoy pendiente de recuperarme de una otitis y una alergia ambiental que me ha tenido loca estos últimos meses, pero por lo que me han dicho, seguiré por el camino de lo natural. ¡Bien!

Espero que mi experiencia os sirva de ayuda. Por mi parte solo me queda darles las gracias a mi profe por insistir y a Verónica por ayudarme en mi recuperación. Gracias, gracias, gracias.

2

PD: Papi dice que no manda fotos de mis menus barf porque todavía son demasiado tristes y tiene que mejorar sus dotes como chef.

 

 

Qué pienso es el mejor

Únete a la comunidad

Apúntate al newsletter y recibirás puntualmente las mejores técnicas, trucos y secretos sobre la dieta BARF.

¡Conviérte en un experto en alimentación animal!

Es GRATIS.

¡Bien hecho! Solo tienes que confirmar tu suscripción en el e-mail que te ha llegado.